EL ATLAS COMESTIBLE

EL ATLAS

Por Ernesto Herrera

Paladear la vida cotidiana

Siguiendo a la novelista y cocinera Laurie Colwin, Mina Holland, autora de El atlas comestible (Roca Editorial, 2015), piensa que la cultura no está conformada solo de grandes obras de arte sino también de aspectos cotidianos. La comida acaso sea el más importante. “La gastronomía”, escribe, “es un repertorio de todo lo que tiene de distinto la otra cultura y nos informa mejor que cualquier otra cosa sobre cómo vive la gente”.

Como lo anuncia el subtítulo, Una vuelta al mundo a través de 40 gastronomías, la comida se une al viaje (“Cuando comemos, viajamos”, anota Holland) y el lector no podrá sino envidiar a la autora por los países que tuvo la oportunidad de visitar: Francia, España, Portugal, Italia, Alemania, Reino Unido, Turquía, Israel, India Tailandia, Vietnam, China, Corea, Japón, Etiopía, Estados Unidos, México, Brasil, Argentina… Pero para compensar esto, los aficionados a la cocina pueden seguir las recetas que comparte Holland (cómo salgan los platillos, depende del talento de cada persona). Además, la autora sugiere ingredientes e instrumentos que deben estar en toda cocina que se respete.

Comentarios